Páginas

viernes, 6 de noviembre de 2009

Una tele

Estamos de estreno.
He cambiado mi cajonaco gris metalizado de 22 pulgadas con unos 50 cm de profundidad en el que se veía la TDT a saltos, como si la tele estuviera gangosa, y la analógica con más nieve que el Himalaya cuando los sherpas murmuran para sí que vaya si está haciendo frío este invierno, por una fullHD de 32'' de LG, en la que los muñecos se mueven con una gracilidad felina y donde no se escapa un poro abierto en un plano medio. Me he quedado fascinada.
Estoy como loca por probar los dvd de Planeta Tierra para ver cuán suavecitos pueden parecer los lomos de los delfines en mi recién limpia ventana al mundo.
Qué será lo próximo, un baño nuevo? una lavadora que no se alimente con los aros de mis sujetadores? una aspiradora tal vez? una thermomix? adónde voy a llegar...
Durante un segundo, tras admirar una vez más lo suave que se deslizan las ondas acuáticas que rodean el símbolo de Xbox, he pensado en voz alta: ¿nos estaremos aburguesando?
Por toda respuesta, Miguel, sin pensárselo dos veces ha dicho: Claro, tía.
Claro, tía. Es como: ¿pero alguna vez pensaste que no eras lo que eres o que tenías otros planes? Fue como un "madura de una vez" dicho con buenas maneras, y a mi se me vino el alma a los pies.
Ya tengo la tele de plasma que tanto ilustra mis discursos después del vino cuando tomando aire suelto de carrerilla que los españoles nos creímos que esto era Jauja y que iba a durar para siempre, comprando chaleses y coches y ... sí, teles de plasma. ¿Me sirve de algo mencionar que lo mío es un LCD?
Ay, dios, si yo quería viajar, conocer mundo, hacer amigos raros, vivir en sitios feos con velas, drogarme más, cantar más, leer más, robar más libros que leer, en fin... debí empezar a sospechar que mi predilección por el agua caliente y la luz eléctrica conseguirían ponerme a trabajar en lo que viniera. Al menos tuve la suerte de que me viniera un trabajo en una librería, con posibilidad de descuento y un fenómeno que es un regalo del cielo al que en la tienda llaman "nota de examen" o "llévate un libro y ya cuando eso lo traes".
Puedo enfadarme y juntar la boca con la nariz para decir: "pero es que yo lo quería robaaar..."
Claro, tía.
Haz inventario, me dice mi yo malo, que no es tan malo, es más de dar por culo que otra cosa.
Hago inventario: primero fue el piso (primero y último, que lo termino de pagar cuando dios empieza a bostezar y mira el reloj para ver si ya queda poco para el apocalipsis) y después las estanterías de ikea. Después vinieron las sartenes de teflón, el colchón de viscolástica, el portátil, la conexión a internet, la lámpara graduable, la plancha de supervapor... y ahora la tele. Y me digo (pongan ahora a esto acento de pánfila total) " nos estaremos aburguesando?"
Claro, tía. No se podía decir de otra manera.

6 comentarios:

loquemeahorro dijo...

Si te atormenta aburguesarte por la posesión de esos bienes mundanales, regálamelos a mí.
Especialmente el piso (la hipoteca te la dejo a tí, yo soy asín de generosa) , y los libros esos que no has robado... bueno y la tele, bueno tú regálamelo todo, y ya me enfrentaré yo a mi conciencia, que es una conciencia de pobre, y se muestra poco exigente con estas cosas.

Luc dijo...

Señores:
lo malo es que mi conciencia es también de probe y además de rapiña. Cuando asoma la vergüenza enciendo la tele y se va callando como un niño pequeño con pelis de walt disney. En cualquier caso, si cuando se avecine la muerte me da por purgar pecados, te pongo en el reparto, para que te llegue algo cuanto antes. Luego me rapo y me voy a la montaña.
Gracias por el comentario

Lamari dijo...

En realidad esos maravillosos viajes que crean la falsa ilusión de que puedes hacer cualquier cosa y que eres el amo del mundo (como el dicaprio en titanic) y el subidón de adrenalina junto con las corretadas posteriores de los pequeños hurtos, en realidad son efímeros, desaparecen. Sin embargo tu tele siempre va a estar ahí, y tu casa, aaiihhhh, tu casita si que es verdad que nunca te abandona (sobre todo porque es mas difícil que te la roben o se rompa). Además tiene el añadido de que no sólo la podrás disfrutarla tu, sino también tus hijos, es una inversión de futuro.
Con estos argumentos cualquier persona cabal propia de estos tiempos abrazaría el materialismo, aunque de todas maneras no podemos escapar de él ¿o si?8(

Luc dijo...

Lamari mía:
En el caso de que fuera como dices, tú no eres nada cabal, que el materialismo para ti, como mucho, dialéctico. Menuda eres tú con esas cosas...
Me alegra leerte aquí; a ver si te animas y me entero de que andas blogueando por ahí.
Un beso

shire el elfo pobre zarrapaztrozo dijo...

Miguel y sus respuestas que nos vas a contar, no se, en estos casos digamos que son los momentos en que a uno le gustaría vivir en una comuna hippie, imagínate una vida sin televisores, informática, Internet, etc.... Solo depender de la grandiosa naturaleza y de la belleza que nos ofrece, una vida llena de amor y harmonía formada por una familia unida a causa de la ideología nacida del razonamiento y la necesidad de unirse para sobrevivir y adaptarse al entorno.
Claro tia..... nos estamos aburguesando jajajaja hemos nacido con esa enseñanza, ¿ cuantas veces nos han dicho?....pues hay que comprar, invertir y trabajar para levantar el país....pues bienvenida a la burguesía, gracias a ti y a millones como nosotros, los peces gordos pueden vivir en sus peceras doradas en forma de mansión donde podrán echar sus heces en un wc de oro, mientras mira un cuadro de Joan Miró.
La burguesía es una necesidad innecesaria vaga la redundancia, pero creemos que lo necesitamos, y a la hora de obtenerlo somos felices....felicidad que dura hasta que pasa de moda o incluso muchísimos antes de caer en el olvido, pero eso nos da igual, mientras tengamos en nuestro poder ese objeto tan codiciado por el cerebro, unos minutos, horas o días...seremos los seres más felices de la tierra, o eso creemos.
Como dijo Epicuro. ¿Quieres ser rico? Pues no te afanes en aumentar tus bienes, sino en disminuir tu codicia.

shire...el elfo se disculpa dijo...

me ha dado tal motivación q no me fijao en las comas jajajaja no os ahogeis al leer jeje.